Certificación Passivhaus

Existen certificaciones específicas que controlan la calidad de las llamadas casas pasivas y que es necesario para realmente puedan ser consideradas como tal; Son los llamados certificados Passivhaus..

certificado passivhaus

La certificación Passivhaus

El certificado Passivhaus establece una serie de parámetros, protocolos y estándares comunes y obligatorios para todas las casas pasivas de Europa.

Se trata de un protocolo tan claro como estricto, que determina parámetros para aspectos como:

El máximo de energía que puede necesitar un edificio, el mínimo de ahorro energético, una temperatura interior que garantice el confort, un aislamiento térmico de alta calidad, y una renovación del aire saludable.

Lo mejor del modelo Passivhaus es que no es algo estático, sino que se va mejorando con las aportaciones de todos los arquitectos que realizan proyectos dentro del sector. Como consecuencia, cada año resulta más fácil y más económico obtener el certificado Passivhaus, gracias a los conocimientos y la experiencia compartidos.

 

El certificado Passivhaus garantiza, no solo que un edificio está construido según una estrategia sostenible,

también hace referencia a la calidad de los materiales utilizados en la construcción, los acabados de alto standing, al equilibrio climático del interior del edificio, la salubridad del ambiente y a unos parámetros de eficiencia energética que garantizan un ahorro en el consumo que puede llegar a alcanzar cifras de hasta el 90 %, con respecto a la energía que necesita un edificio tradicional de las mismas características.

 La certificación de casa pasiva es una garantía que otorga valor a la propiedad.

passivhaus

Criterios Passivhaus

Para ser verdaderos edificios pasivos las construcciones deben cumplir estos requisitos:

1- Que la demanda de calefacción de la casa sea inferior o igual a 15 kilo vatios hora por metro cuadrado útil al año.

2- Que la demanda de refrigeración y des-humidificación de la casa sea inferior o igual a 15 kilo vatios hora por metro cuadrado útil al año.

Los diseñadores de edificios verdes intentan, en la medida de lo posible, reducir la dependencia de la energía de fuentes no renovables como el carbón. Para ello, instalan paneles solares para aprovechar la energía del sol y diseñan ventanas, de una manera que permita tanta luz natural como sea posible. Por lo tanto, reducen el uso de luz artificial. Estos y otros métodos aseguran que el edificio utilice la energía de manera eficiente. La eficiencia energética es esencial no solo para el usuario, sino también para el mundo entero, ya que las fuentes de energía no renovables son costosas y contaminan el medio ambiente.

3- Que la demanda de energía primaria renovable destinada a la calefacción, agua caliente sanitaria, electricidad o refrigeración sea inferior a 60 kilo vatio hora por metro cuadrado útil al año.

Es la energía que empleamos, sobre todo, para los aparatos electrónicos de la casa, teniendo en cuenta el uso general que hacemos de ellos de forma cotidiana.

4- Que las renovaciones del aire de la vivienda sean inferiores o igual a 0,6 por hora.

De este modo se consigue que la diferencia de presión sea de 50 grados pascales. La idea es impedir las infiltraciones de aire para que no haya pérdida energética.

5- La temperatura superficial en el interior de la envolvente térmica no superará los 17ºC.

Esto se consigue utilizando una envolvente del edificio que sea continúa y evitando totalmente los puentes térmicos (puntos de la casa donde la energía se transmite con más facilidad que en el resto). Estos puntos pueden restar eficiencia energética al conjunto por lo que se tiende a minimizarlos. Gracias a esto eliminamos la posibilidad de que aparezcan condensaciones, humedades y moho.

6- Para los edificios que cuenten con una fuente de calor o de frío, la carga establecida para un edificio passivhaus debe situarse por debajo de los 10 vatios por metro cuadrado.

7- Otros aspectos esenciales son: ventanas que se puedan abrir en todas las estancias,niveles bajos de frecuencia de sobrecalentamiento y caudales de ventilación y temperatura que puedan ser regulados por los usuarios.

Estos niveles y criterios pueden variar ya que en la última actualización de criterios passivhaus se han establecido diferentes categorías: Classic, Plus y Premium, a cada cual más eficiente y ahorrativa. La intención es que en el año 2060 estas viviendas solo consuman energías renovables. Estamos a poco más de un paso de los edificios de consumo de energía casi nulo y la tecnología avanza a nuestro favor, por ejemplo con las casas de hormigón pasivas cuya utilización es inteligente y ecológica. De hecho, los edificios creados siguiendo este modelo son capaces de reducir la demanda total de energía en un 75 %. Y si a esto le sumamos el uso de energías renovables, el consumo energético de la vivienda será ínfimo y el importe de nuestra factura energética se reducirá considerablemente. Para, finalmente, conseguir un certificado passivhaus se tienen que cumplir todos los requisitos actualizados referidos anteriormente y cumplir unos cálculos de proporcionalidad entre las pérdidas y las ganancias.

Principales características de un edificio passivhaus

  • El principal objetivo del modelo passivhaus es construir casas que disfruten de una eficiencia energética total y real, que su grado de confort para sus habitantes sea elevado y que sean rentables durante toda su vida útil.
  • Para llevar a cabo este objetivo es esencial contar con las últimas innovaciones en tecnología y apostar con materiales y elementos que sean verdaderamente efectivos.
  • Algunas de las principales características de este tipo de construcciones son las ventanas passivhaus,que constan de doble o triple vidrio y están rellenas de gas noble, por lo que aportan una total hermeticidad a la vivienda,evitando que el aire frío o caliente se escape. También es habitual que se utilicen aislamientos de gran espesor con distintas capas de materiales orgánicos.
  • Este elemento mejora mucho la comodidad del edificio pues lo dota de aislamiento térmico,para que la casa mantenga una temperatura agradable en cualquier época del año y en cualquier lugar del mundo,y de aislamiento acústico, que da a la casa la tranquilidad y serenidad necesaria para vivir.
  • El espesor se va adaptando según las características propias del lugar hasta llegar al punto medio ideal donde el grosor no sea insuficiente,ni su aumento sea irrelevante, pues el exceso de aislante puede resultar contraproducente.
  • Una de las mejores características de las viviendas sostenibles es el recuperador de calor.