DISEÑO

Diseño Maison Plus

extras

Para conseguir una casa sostenible o un edificio o vivienda pasiva, posee gran relevancia la fase de diseño.

Una casa bien diseñada posee menos variaciones de temperatura, lo que a su vez aumenta el confort y disminuye el consumo energético.

Si orientamos adecuadamente la vivienda, la dotamos de un buen aislamiento, etc., conseguiremos precisar menos energía para calentar nuestro hogar, pero también para refrigerarlo cuando llega el verano y mantener una temperatura adecuada. Para ello, en términos muy generales, se recomienda que las habitaciones en las que permanecemos la mayor parte del tiempo tengan una orientación sur.

La utilización de plantas y árboles también está muy ligada a la arquitectura bioclimática y al diseño de casas pasivas, nos permite añadir un cariz aún más ecológico y aprovechar al máximo los recursos naturales.

Aunque deben implementarse con los estudios adecuados y conociendo a fondo las especies y su cuidado.

Por ejemplo, los tejados cubiertos de plantas nos aíslan del calor y del frío, por lo que las cubiertas vegetales están cada vez más presentes en Europa.

Los árboles, por su parte, pueden ayudarnos a protegernos de la radiación solar y, si son de hoja caduca,no nos obstaculizan a la hora de que la casa reciba el calor del sol en invierno; eso sí, debemos ser especialmente precavidos con las posibles sombras en nuestros paneles fotovoltaicos (muy comunes en las casas pasivas).

Las construcciones sostenibles combinan diseño y son confortables de manera natural, independientemente de la época del año en la que se esté. Están preparadas para brindar el máximo bienestar sin que influyan las condiciones externas de su ubicación. En verano mantienen en su interior un clima fresco sin necesidad de aparatos de aire acondicionado. En invierno es a la inversa, dentro de la casa hace más calor que fuera por las características de su propia construcción.

eficiencia energetica en las construcciones sostenibles
caracteristicas casas pasivas

 

La sostenibilidad pasiva permite aprovechar las ventajas del entorno a través del diseño de la vivienda. Por ejemplo, disponen de grandes ventanales preparados con materiales aislantes que permiten optimizar al máximo la luz del sol.

Por otra parte, la sostenibilidad activa se crea a partir de equipamientos eficientes y el uso de energías renovables. La instalación de placas solares para conseguir electricidad es un ejemplo de ello.

Al final, las casas bioclimáticas combinan ambos tipos de sostenibilidad, la activa y la pasiva. El resultado son viviendas confortables y eficientes, todo un activo inmobiliario